lunes, 6 de noviembre de 2017

Carta para Ana (Fragmento 2)

Ana,
No nos veremos mañana.
Pocos días me parecen bellos ya, pasan oscilando entre los intervalos de una vida lenta, bailando entre la luz y la oscuridad como un violento vals que me priva del sueño.
Y mis sueños no son mis sueños.
Y así de lento destapo la cara de una novia triste, y al soltar el velo mi mano esta en llamas y al arder no me quemo, pues ya ni el fuego ni la luz intensa ni galaxias completas me queman. Nada me quema últimamente por más quemadas que en mis manos se vean.
Y mis manos no son mis manos.
Y como si las paredes significaran algo o los astillados dientes se aferran fuerte a la piel de una nostalgia que se escapa, volumétricas sombras me rodean con sus lenguas llenas de dudas exigiéndome hasta el último momento tranquilo que me queda.
Y mi sombra no es mi sombra.
Ni los árboles me hablan ya, más bien con desprecio me ven pasearme entre sus cortezas adoloridas como las arrugas del tiempo, como los soles del verano en el desierto o los besos que se quedaron en besos, dolidos como aquella lluvia perdida en los inviernos.
Y mi invierno no es mi invierno.
Y las gotas de esta lluvia caen, pero no chocan. Les da pena…
Por eso evito constantemente el choque accidental con tus luces, por miedo a ese golpe de realidad que induces, temor a volver a ver al niño marginal que me atribuyes. nada queda. Nada queda. Ni entre los lienzos ni en la estepa.
Y mi lienzo no es mi lienzo.
Podría ser, claro, que todo sea el reflejo del tetradimensional espejismo de un mar ausente, la representación de una corriente de aire ligera sobre los ríos de una espalda desnuda, los llantos del infante nacido en infamia. Así formaríamos una casa de voraces habitaciones.
Y mi casa no es mi casa.
“Y que la muerte te sirva de lección” solía despertar diciéndome, pero si la muerte se tarda en llegar por ir recogiendo vidas que a la mía están amarradas entonces en un infantil verso se queda. En eso te quedas, muerte, en los cuentos de un niño que, por miedo, jamás buscó una navaja.
Y mi muerte no es mi muerte.
Y para aclarar las cosas, en sí no existe una pregunta, aunque seguro le tengo su respuesta y es que no me permito tolerar la insulsez de una vida en pocos cuadros, en fragmentos perdidos de un artefacto, y si quizás antes el tacto con la piel correcta ayudaba, de nada sirve ya. Ya no.
Y mi piel no es mi piel.
Pero si lo pensamos bien…
Si lo pienso bien…
Quizás sí me equivoco y nos veremos mañana, quizás jamás te encuentre pues faltan palabras, y siempre faltarán palabras o voces o sonidos o espectros para manifestar las penas de alguien que no te alcanza.
Y si me lo exiges te lo digo y sí, claro que me quedan momentos tranquilos que tengo bien guardados en un cofre escondido entre mis pulmones, o tal vez flotan en un océano de existencias que nunca fueron.
Tal vez viajan a través de las venas de este mundo y los comparto con un hermano perdido, un perfecto desconocido, un susurro recurrente que me encuentro en las esquinas o en el fondo de las piscinas, o tal vez ya no están ahí pues hace tanto que no voy a verlos, preferí guardarlos para aquel día en el que decidiera seguir durmiendo.
Y no, mis sueños ya no son mis sueños, ni mis manos mis manos, ni mi sombra mi sombra. Todo eso lo cambie por polvos mágicos, un café, un cigarro y una nueva alfombra.
Y mi invierno ya no es mi invierno, ni mi lienzo mi lienzo pues estos forman parte de un museo en donde se exhiben las cosas que deberíamos estar viviendo.
Y mi casa ya no es mi casa, ni mi muerte mi muerte, pues si la casa, que bien es mía, pero con sensaciones ajenas, muere, a la muerte, por más que me mate, ya nada le queda por llevarse, ni mis sueños, ni mis manos, ni mi sombra, ni mi invierno, ni mi lienzo, ni la misma casa…
Tan solo queda mi piel.
Pero ambos sabemos que mi piel ya no es mi piel. Te la robaste el día en que te perdiste mientras te adentrabas en el denso humo de las fiestas y la miel.






























Pero no te preocupes.

































Quédatela.

































Te la doy.

































Póntela.


































Aunque sea por hoy.

Carta para Ana (Fragmento 1)

Ana,
Aquí no somos nada más que pequeñas partículas monoatómicas, no estamos unidos, y por más que el atardecer trascienda de un día de espectáculos alegóricos compartidos contigo en donde la tarde se pone su ropa favorita y se pasea de cordillera a cordillera con las rodillas finas de una linda niña, tú y yo ya no estamos juntos.
Ya es de noche y el sol con leyendas rococó se esconde, pero la noche baila, Ana, ella baila como tú bailabas sobre una idealizada cama con tus frágiles muñecas oscilando de arriba a abajo, conservando la energía, con tus delicadas y definidas sombras faciales.
¿Quién las pintó? O mejor dicho ¿Quién te pintó? pero más importante aún ¿Quién te escribió?
Ana ¿Quién te escribió?
Pues maldito sea el que te haya escrito, maldita su tierra y su sangre y su mano que se atrevió a definirte capítulo por capítulo, estrofa por estrofa, verso por verso, palabra por palabra… maldito sea y muchas gracias. Sí, Ana, muchas gracias al escritor por haber liberado al mundo algo que es de todos y de nadie, alguien mía pero ajena pues, Ana, eres tan mía como eres tuya, así como yo soy tan tuyo y punto.
Ana, el tiempo corre en esta impredecible corriente de realidad y mientras las estaciones pasan como parvadas de pájaros cuando el día envejece yo también envejezco. Me vuelvo débil, lento y gordo, y mientras yo envejezco tú te añejas como el más fino de todos los vinos, fuerte, deseada, inalcanzable, perfecta.
Me duele que no sepas que eres tan perfecta.
Y mientras yo trataba de enamorarte con canciones compuestas en los bares del centro, arcaicas melodías, clichés y rimas, mientras buscaba formas de a lo lejos tocar tu mano, sostenerte entre mis brazos, poder besarte o compartir la tarde, en la noche te encontraba sin vida o con tu mano en una que no era la mía o con tu cuerpo sostenido por delgados hilos rojos amarrados de un extremo a tus muñecas y del otro a las nubes o con marcas de labios en tu cuello, labios que no eran estos labios míos, pero sí eran unos labios que me decían dónde encontrarte.
Seguro estarías festejando en la calle con tus pocos amigos y uno que otro desconocido con la suerte de poder a ti acercarse. Yo a veces te veía, yo temeroso y tú vestida de rojo, y cuando te embriagabas yo te llevaba a tu casa, la lujuria te acorralaba y pedías ser acariciada… jamás supe cómo. Jamás supe cómo y jamás lo hice. Comprensiva entonces me pedías que te cantara. Ana, yo te cantaba y tú disfrutabas tanto mi canción, sonreías mientras mecías tu mareada cabeza de un lado a otro hasta quedarte dormida.
A la mañana siguiente con los enrojecidos ojos aún te miraba y cuando despertabas llorabas y me pedías que nunca te dejara. Luego te ibas. No volvías. No volvías, Ana, no volvías.
Ana, si me fui fue por falta de fortaleza. Ana, si me fui fue por forzarme a no fallar más. Ana, te pido perdón. Ana, perdón.
Ana, perdón.












































No nos veremos mañana.

domingo, 16 de julio de 2017

Nuestras Madrugadas

2 AM, hora de sueños y oficios bohemios,
y del silencio arcaico donde se esconden y trabajan.
Esta es la hora de los gritos de rabia y desesperación.
La hora de los gritos de placer, de las parrandas.
Y la hora para ti y para mi. Para no dormir.

Los salmos se caen de entre nuestras manos que
interfieren con la oración y el llanto.
Vuelven los recuerdos con cada trago, horas
largas, cuartos de hotel donde solo estoy yo.
Bares, y besos tristes. Ganas de viajar y delirios.
Somoza fue asesinado hoy en Paraguay.
Sehon en Jahaz. yo lo haré en todos lados.
Las risas que ya casi no puedo recordar
me seguirán acompañando.
Son conversaciones que me arrepienten.
Conversaciones que pudieron haber pasado.
Y todas las cosas que casi dije.
Y todas las noches que se alargan un poquito más.

Es la hora en que cantan los cadáveres
y los moribundos y los ladrones.
Las iglesias y los burdeles.
Es cuando el humo sabe dulce
y las botellas te ayudan a no recordar.
La hora cuando los enfermos tienen miedo,
cuando las guerras empiezan,
y cuando los santos y los criminales duermen.
Es la hora de temblores de furia y distimia.
De sudor frio. De llorar. De culpa.

Y a la mañana todo queda olvidado, los recuerdos
llamando tras de ti, con arcana familiaridad.
La tormenta la sobrevives, pero nunca acabas igual,
Y nosotros esperamos a vernos de nuevo esta noche.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Antares

You look like a day
(of rain)
with eyes like stars
that shine to no one (but us)

You are a blinding light
with many names
that I don't yet know
and skin of silk
and amber

Your smile is made of silver
and golden tears line your face
as each moment you stand still
within my reach
rises up in flames
forever in our sight
(of crossed paths)

You are the stories written
across your back,
with ink made of stone
and as if words were instants
I look for you in a reverie
(of moments)
and find you all at once

Because you are a war
a wrath, your lips a storm,
and a storm, you cannot escape.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Rayos de sol

La tierra por la que camino
tiembla con cada paso,
tiembla del frio
que traen tus ojos aqui,
con su intensa blandura,
como nieve en noche de
lluvias de llanto,
como una luz ligera,
reflejada en copas blancas.

Tiembla de miedo,
porque no me puede detener,
porque  nunca ha visto una sonrisa
tan igual a la tuya,
de abrazos calidos y
radiantes cielos
(que arden por ti).

La tierra por la que camino,
es la suave piel
de todo lo que es divino,
tu silencio celestial,
tu risa arcana,
tu mirada de mil soles,
y tu sonrisa de ardor y furia,
pegada contra la mia
de flamas puras,
y el fuego como la purificacion.

miércoles, 19 de octubre de 2016

19: Hoy no le escribí a Laura



No propongas más cosas, nada resultará de esta noche. La luna pierde brillo a la misma razón que nosotros la razón y la pigmentación de los árboles comienza a tomar tonalidades de gris. Rotamos de forma transversa a la luz y no resultó ser más sencillo en lo absoluto.
Gh ikhihgztl fál vhltl,
Me causa conflicto, pero no le hago mucho caso.
Fx vtnlt zktg vhgyebvmh.
Por el momento queda poca sopa aquí. No hay nada más para comer. La preparo y no me da el prometido sabor a champiñones. Hace frío y la sopa caliente me caería tan bien que no me puedo dar el lujo de desperdiciarla. Quizás deba ponerle más sal. Sí, eso era. Sólo me falta algo para tomar y nada más.
Jnxwt ihvt lhit tjní,
Sal a comprar una Coca de lata, si la encuentras con mi nombre mucho mejor.
Gtwt fál itkt vhfxk,
¡Por última vez, sal ya que van a cerrar el Oxxo y tendrás que pagar por ventanilla!
Fál lte r gtwt fál, lte,
Yo no voy porque tengo que escribirle a Laura.
Ihk úembft oxs, lte rt.
Laura necesita que le escriba o si no se pone mal.
Xlvkbubk rt gh lbkox.
Tienes razón, escribir ya no sirve, mejor le mandaré un audio.