lunes, 16 de mayo de 2016

u(-t)


Así como al lobo que la luna le atormenta sus noches con ruidos que apenas rozan los caracoles de su nostalgia, o como al charco sereno que sobrevive tras una densa lluvia, así me mantengo yo pensando en todas las cosas que te pude haber dicho pero no te dije, y como si en verdad el etéreo recuerdo de tus caderas sobresaliendo cuando te encontraba dormida significase algo te digo que te extraño. Así, mientras la enmudecida oscuridad de la media noche se acerca, nosotros somos su ruidosa y cada vez más distante inversa, y cada trago de saliva se siente como mercurio acariciando nuestras mejillas desde adentro y cada beso al aire es una amenaza a las cosas que llegamos a considerar bellas y cada cosa bella que queda se ve sumergida en su propio lago de los fluidos de un sexo tan culposo y desgarrador pero también que brinda cierta sensación de catarsis a una historia que a duras penas sucedió. En verdad que se trata de una historia que a duras penas sucedió pues ni las hojas secas del otoño desgarradas en el piso ni las caras pálidas del invierno ni los frágiles pétalos blancos de la primavera ni los cuerpos cálidos del verano se dieron cuenta de nosotros cuando pasamos alcanzando con nuestras manos la corona del sol esperando no quemarnos si llegábamos muy cerca. Que tontos fuimos al pensar que saldríamos intactos. Qué tontos. Y tras la tangible victoria del ego ante el corazón los valses se volvieron violentos y los crepúsculos eternos, desde entonces nos ponemos cada vez más nuestra ropa favorita y salimos a buscar motivos para estar tristes pero no los encontramos porque ambos sabemos que realmente no estamos tristes, sin embargo la agridulce e irrechazable tranquilidad que guarda la nostalgia nos tiene tomados por la garganta y nosotros cedemos. Pero estoy cansado de ceder. Estoy cansado. Tengo sed. Estoy cansado. De ceder. Y aunque de ceder dices no saber nada sigues inclinándote ante la luna como un lobo atormentado mientras yo sigo pensando en todas las cosas que te pude haber dicho pero no te dije.

martes, 12 de abril de 2016

aneleh

tienes ojos como
dos grandes lunas
y mirada de
cien años

llenos de ceniza
de espacio y de mi

tus ojos se derriten 
en el sol
y no ves la luz

calida

tu vez el tiempo

y suspiras

jueves, 31 de marzo de 2016

cuando lloras en mis brazos

cuando ries
con luz de treinta focos
y cuando corres
por lo blando de mi espalda
o cuando miras
a la nada detras de mis
palabras

es cuando mas te extraño
porque es como mas te recuerdo
y como apareces en sueños
callados y arcanos
y listos para despertar

y mostrarme
la lluvia a lo lejos
lo frio de tus besos
y cuando lloras en mis brazos  

martes, 22 de marzo de 2016

Poco a poco se le acaba el gusto:
Antes no podia hacer algo
me jactaba de mi inmovilidad, incluso
hoy, es un poco distinto.

¿Siempre me fije en el rio dorado
que corre junto a mi?
¿Tanto tiempo me la había
pasado empalmado?

Escribo un poco y dirijo
poco a poco no se me acabo el gusto

domingo, 6 de marzo de 2016

Julus

Cada vez que alguien se acerca
me lleno con una inconfundible esencia
nada es suficiente
y si quieres te espero y encobijo
pero al fin y al cabo yo no quiero un poquito


Me hago un tirano
porque me tienes que entregar todo
para darte una baba
yo no soy alguien que busque
yo tropiezo con gente en el camino

Si quieres duerme en mi cama
yo haré tarea, yo iré al cuarto consiguiente
sígueme, si quieres
podemos ver tele o puedo esperar a que despiertes

miércoles, 24 de febrero de 2016

Belleza en decadencia

Cuando las cosas bellas mueren
La culpa es de quien en verdad lo siente,
De aquellos que se esforzaron por gozarlas
Tan profundamente
Que las dejaron secas por dentro,
Sin flujos ni descargas
Ni una excusa válida para partir
Y apartar su mirada
Del cristalino rostro de la juventud,
La juventud que se apaga,
Entonces, como cualquier pantalla,
El día poco a poco se funde en negro
Y permite a las aves nocturnas sobrevolarnos
Mientras marchamos
Sobre una superficie quebradiza
Pero sincera
Que jamás nos permite decir "Adiós".

Adiós...

martes, 23 de febrero de 2016

Carrion

en los empeños encontré un pedal precioso
y los invite a pasar
nos quedamos en el pasillo de la cocina
y resulta que todos ya estamos tomados por un ser superior
me fui atrás
donde hace ya mucho me metí a una interminable conversación
de lo mismo con la misma persona
es aburrido
hay una tele nueva en la sala
todo se me amontona como si me empujara a no hacer las cosas que quiero
mi línea es una larga constante
recta como una flecha
con los tropiezos del viento tomándome un poquito del cabello
y todo fue un desastre por unos segundos
no se que hice
estábamos de pie hablando de otras personas
y del clima, y de la pared que se cae
mi rio es calmo, mi océano intranquilo
en la orilla gris y violenta
ocurre la vida